Secreto bancario en Suiza

SUIZA GESTIONA EL 25% DEL PATRIMONIO EXTRANJERO

Suiza, que gestiona el 25 % del patrimonio extranjero depositado en los 266 bancos con los que cuenta, se despidió en 2014 de su mítico secreto bancario, que le ha permitido atraer fortunas durante décadas. En los últimos años, se había debilitado debido a la presión internacional.

En el año 2014, Suiza aceptó sumarse al estándar global de la OCDE para no perder su estatus de plaza financiera internacional, en el que se comprometió con el Intercambio Automático de Información. El país helvético ya ha comenzado así a reunir datos bancarios de los clientes extranjeros que tienen sus bancos, para en 2018, intercambiar automáticamente esta información con los más de 100 países firmantes de este acuerdo. En 2015, firmó un acuerdo similar con la Unión Europea.

De esta forma, Suiza entierra su secreto bancario que data de 1934. La presión internacional, sobre todo la de Estados Unidos, ha sido la que lo ha ido minando hasta levantar el velo del secreto bancario suizo.

25
%

sector offshore mundial

Suiza, líder indiscutible en la gestión de fortunas privadas de extranjeros, con el 25 % de la cuota mundial de este negocio, según datos de la Asociación Suiza de Banqueros (ASB).
6.6
billones

Fortuna gestionada

Gestiona fortunas por valor de 6.6 billones de francos (6,1 billones de euros), de los que la mitad proceden del extranjero.
167
mil

Puestos de trabajo

El mercado financiero aporta el 9.3 % al PIB suizo y el sector bancario genera 167.000 puestos de trabajo.

SUIZA, EL MAYOR CENTRO OFFSHORE DEL MUNDO

Suiza es el mayor centro offshore del mundo. Sus bancos albergan y mueven un cuarto del dinero offshore a escala global. Los servicios financieros representan el 10% de su PIB, más del doble del promedio europeo.

En septiembre de 2015, la Asociación de Banqueros de Suiza reportó que los bancos suizos tienen 6.6 billones de dólares activos en sus cajas, de los que más de la mitad se generaron fuera del territorio confederal. Además, Suiza es aún el país con el número más alto de millonarios, 135 por cada 1.000 hogares.

El país mantiene así la elevada cualidad de sus servicios, como una oferta diversificada de productos financieros, una divisa refugio y una ubicación atractiva en el centro de Europa. Aunque el secreto bancario no es la mayor ventaja de Suiza, la experiencia a lo largo de los años de los bancos suizos es un factor importante para aquellos que buscan un lugar donde gestionar sus activos.

Suiza quiso evitar durante muchos años tener que entregar datos de clientes americanos a Estados Unidos en una disputa que comenzó en 2008, cuando el Departamento de Justicia denunció al banco suizo UBS y amenazó con retirarle la licencia en el país.

GUERRA ENTRE ESTADOS UNIDOS Y SUIZA POR EL SECRETO BANCARIO

En 2009, Suiza entregó los datos de 4.450 clientes estadounidenses, que supuso el principio del fin del secreto bancario. Durante los años siguientes, y a raíz de más investigaciones por parte de EEUU y otros países que implicaban a más bancos suizos y extranjeros, como por ejemplo, escándalos con datos robados y el impulso dado por el G20 y la OCDE a la lucha contra la evasión y elusión fiscal, las grietas del secreto bancario se hicieron más profundas.

Suiza solo entregaba información previa solicitud de países con los que tenía un acuerdo para evitar la doble imposición, sin embargo, la cooperación no estaba 100% asegurada, ya que la administración en cuestión tenía que demostrar que el titular de la cuenta bancaria había evadido impuestos y esto no era posible sin el nombre del cliente ni el número de la cuenta, datos protegidos gracias al secreto bancario.

EL ORIGEN DEL SECRETO BANCARIO SUIZO

Con la firma del Intercambio Automático de Información de Suiza con la OCDE, se quedan atrás casi ochenta años de opacidad, de un sistema que permitía legalmente la elusión fiscal y garantizaba seguridad y anonimato a grades fortunas de todo el mundo, en definitiva, del secreto bancario suizo.

La historia del secreto bancario comenzó en 1713, antes de que Suiza existiera como país, cuando las regulaciones de la ciudad de Ginebra prohibieron a los banqueros, que ya atesoraban grandes riquezas de la nobleza europea, a revelar la identidad de sus clientes. La neutralidad de Suiza, declarada en el Congreso de Viena en 1815, allanó así el terreno para atraer capitales extranjeros.

Ubicada en el corazón de Europa y sin salida al mar, Suiza se consolidó como un imperio financiero mientras sus vecinos europeos vivían en constante guerra. En la guerra franco-prusiana de 1870 recibió su primera gran entrada de capitales. Pero con la Primera Guerra Mundial recibió un aluvión de capitales no sólo por sus condiciones como paraíso fiscal sino porque los países vecinos estaban elevando sus impuestos para financiar la guerras.

Auge y caída del secreto bancario

Surgimiento de la Ley de Secreto Bancario de 1934

En 1930 con el establecimiento en Basilea del Banco Central de los Bancos Centrales, Suiza se coronó como centro financiero internacional. En 1934, se estableció como ofensa criminal el hecho de divulgar información bancaria. Esta era la ley de secreto bancario existente en ese momento y que siguió vigente hasta ahora sin prácticamente modificaciones. Con la Segunda Guerra Mundial, llegó un nuevo influjo de capitales, haciendo más evidente la condición de Suiza de banquero del mundo.

La II Guerra Mundial y los banqueros de Hitler (1940 - 1945)

Los banqueros de Suiza colaboraron con el régimen de Hitler. De esta forma, el país helvético proveyó a los nazis de electricidad, provisiones, crédito y facilitó la entrega de equipamiento estratégico. Los banqueros suizos guardaron el botín nazi proveniente de los saqueos de los países que invadieron sin hacer ni una pregunta. También ayudaron a los nazis fugitivos a esconder esos botines una vez terminada la guerra. Y además, los suizos hicieron difícil a los judíos, familiares de víctimas del Holocausto, recuperar esos activos.

Auge y esplendor de los servicios bancarios suizos

Desde ese momento hasta el 2008, Suiza vivió momentos de máximo esplendor. Se convirtió en la fortaleza del secreto bancario, a la que llegaban las grandes fortunas para depositar y albergar su dinero. Sin embargo, en ese año, Estados Unidos logró penetrar parcialmente el secreto bancario suizo, al descubrir como ayudaban a ciudadanos estadounidenses a evadir impuestos en EEUU.

Estados Unidos y la era FATCA

Tras la presión política, el policía del mundo, consiguió recabar datos acerca de 4.000 cuentas en UBS. Después de cuatro años de batallas legales entre ambos países, Suiza terminó firmando FATCA en 2013, debilitando así el secreto bancario de Suiza. Y un año más tarde, llegó el declive final.

Cómo se convirtió Suiza en un paraíso fiscal

Suiza se convirtió en paraíso fiscal a mediados de los años 20 del siglo pasado, cuando Francia estableció un impuesto sobre la renta de hasta el 75% para combatir los efectos de la Gran Recesión. Al mismo tiempo, se produzco una fuga de capitales de Alemania para evitar las reparaciones de la Primera Guerra Mundial.

Unos años más tarde, en 1934, Suiza aprobó la Ley de Banco, que regulaba el secreto bancario y castigaba duramente su violación. Entre 1920 y 1938, el patrimonio extranjero depositado en los bancos suizos se multiplicó por diez.

Actualmente, el sector financiero suizo es de los más populares del mundo. Sus entidades bancarias se han extendido por todo el planeta, y están preparadas hacia la transparencia fiscal.

El acuerdo con la OCDE permite algunas condiciones. La entrega de información por ejemplo, será confidencial y sólo pueden ser usados a efectos fiscales. Hasta ahora, Suiza sólo compartía información sobre cuentas previa petición de países con quienes tuviera firmados convenios de doble imposición. Y sin embargo, en esos casos la cooperación no era fácil ni fluida. A día de hoy, los jueces e inspectores de hacienda en España se quejan de las trabas burocráticas al pedir información a Suiza sobre las cuentas de españoles.

Pida su cita personalizada con un asesor

Si ha llegado hasta aquí no queremos perder la oportunidad de asesorarle en materias de intercambio automático de información financiera

CITA PERSONALIZADA
switzerland (1)

Lleve sus finanzas al siguiente nivel

Nuestro equipo le ayudará a conocer todo lo que necesita antes de dar un paso tan importante